29 ene. 2010

La réplica, presente y futuro de Altamira


Desde julio de 2001, fecha en la que los Reyes de España inauguraron el Museo de Altamira y la réplica de la cueva, miles de personas han pasado por la Neocueva, que reproduce milímetro a milímetro las paredes y techos de la cueva original y sus pinturas universalmente conocidas.
La visita a la neocueva se realiza en grupos de 20 personas, siempre con guía y con una duración de 20 minutos. La visita al resto de las salas del museo se realiza de forma libre, sin guía y sin limitación de tiempo. El recorrido contempla las siguientes partes:

1. El Preámbulo
Sala inicial de la réplica. En ella se proyecta un video que narra la historia de la cueva, desde sus primeros habitantes (hace 14.000 años) a los autores de las pinturas, el descubrimiento en 1869, la avalancha de visistantes, los problemas de conservación y el origen del proyecto de la réplica.

2. Boca de la cueva
Se ha reconstruido el aspecto que tenía la primitiva entrada a la cueva. Desde el interior se ve el paisaje y se percibe la misma luminosidad que hace 14.000 años.

3. Campamento
Magdaleniense. La primera parada tras iniciar el recorrido por la cueva es en el llamado Campamento Magdaleniense. Mediante holograma se ha recreado a los habitantes de Altamira que desarollan diversas actividades.

4. Excavación arqueológica
Se ha reproducido en el suelo una cata en la que pueden observarse los diferentes niveles que aparecen en ella y el modo en que se encuentran y rescatan los vestigios.

5. Zona audiovisual
Area de pantallas en las que se muestran datos sobre las técnicas de pintura utilizadas por los moradores de Altamira.

6. Sala de polícromos
Desaparece la pasarela. En el techo se han reproducido con exactitud las pinturas de la llamada Capilla Sixtina del Arte rupestre. En la toda la cueva original existen más de 170 figuras de bisontes. Se puede pasear con toda libertad por este recinto.

7. Más allá del gran techo Pasillo de salida de la répica en cuyas paredes se han reproducido algunos de los grabados que existen en la llamada 'Cola de Caballo' de Altamira, parte más profunda de la cueva.

www.eldiariomontañes.es 29/1/2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario