14 dic. 2009

El MNAC invita a 75 obras maestras del arte catalán a su fiesta del 75º aniversario


La exposición recorre desde el románico hasta los primeros años del siglo XX
La Majestad de Beget, bellísima talla policromada del siglo XII que es motivo de peregrinaciones a la iglesia de Sant Cristòfol de Beget, abandona por una temporada su función litúrgica y se instala en el MNAC junto a la setentena de invitados que el museo ha reunido para celebrar su 75 º aniversario. El monumental Cristo crucificado, victorioso ante la muerte, comparte sala con otras obras maestras del románico catalán (la Maria de Taüll o el capitel de la portada occidental de Sant Pere de Rodes, obra del Mestre de Cabestany), pero sólo otro Cristo en la cruz, este gótico, es capaz de robarle protagonismo. Se llama Devot Crist,procede de la catedral de Saint-Jean-Baptiste, y es una pieza única, un Cristo sufriente, el cuerpo y el rostro deformados por el dolor; la expresión misma de la muerte. Ambos marcan el fastuoso arranque de Convidats d´honor,exposición que transita luego, no siempre con igual fortuna, por todos los periodos del arte catalán representados en las colecciones del museo, para concluir, otra vez bien arriba, con esa Masovera (1922-1923) de Joan Miró que, recién llegada del Centre Pompidou de París, recuerda cómo "la pintura mural del románico influyó en el artista catalán".

La Vanguardia 2/12/09

+ info:
Mnac

No hay comentarios:

Publicar un comentario