25 nov. 2009

El rascacielos perdido de plaza Catalunya


Los norteamericanos Howells y Rogers diseñaron en 1918 la que iba a ser la torre más alta de Europa y que ocuparía el solar que ahora ocupa la FNAC Triangle
La reciente pasión de Barcelona por los rascacielos tiene un antecedente antiquísimo y desconocido: una torre de 130 metros de altura y 30 plantas proyectada en 1918 y destinada al solar de plaza de Catalunya que actualmente ocupa la FNAC Triangle.
Esta es una de las sorpresas que reserva al visitante la exposición Cerdà 150 Anys de modernitat. La ha procurado uno de sus comisarios, Fernando Marzá, que supo de este proyecto en un viejo ejemplar de la revista American Architect. Basándose en una perspectiva del alzado y en dos plantas, Marzá ha hecho construir una espectacular maqueta que se presenta en esta muestra por primera vez y que da idea cabal de lo que hubiera sido esta construcción barcelonesa en una época en la que los rascacielos no habían llegado todavía a Europa.

El proyecto arquitectónico, que acabó en eso, en proyecto, surgió a instancias de Ramon Selles Miró. Al frente de un grupo de inversores catalanes, este promotor se propuso comprar varios solares de plaza de Catalunya y construir un gran edificio, que debía albergar oficinas –en aquellos días había déficit de oficinas en la ciudad–, un hotel, galerías comerciales y, en el subsuelo, una estación de ferrocarril.

Selles Miró encargó el proyecto a dos destacados arquitectos estadounidenses, John Mead Howells y James Gamble Rogers. El primero ganó cuatro años después, junto a Raymond Hood, uno de los concursos más sonados de aquellos tiempos: el de la sede del diario Chicago Tribune, una impresionante torre de estilo neogótico, 141 metros de altura y 36 plantas, que se construyó entre 1923 y 1925 y se convirtió en una de las referencias arquitectónicas de la ciudad estadounidense. El segundo desarrolló algunos de sus principales trabajos en universidades como Yale, Columbia o Nortwestern, donde dejó varios edificios de inspiración también neogótica.

Bajo el título "España tendrá un rascacielos", American Architect publicó el 29 de diciembre de 1920 la noticia de este proyecto, en un artículo que empezaba así: "¡España y rascacielos! Nos cuesta hallar congruencia al juntar estas dos palabras, porque tendemos a pensar que aquel es un país de patios, edificios bajos y terrados planos....". Luego, la iniciativa fracasó y el silencio cayó sobre ella. Hasta ahora.

La Vanguardia 25/11/09

+ info:
Cerdà y la Barcelona del futuro

No hay comentarios:

Publicar un comentario