21 abr. 2011

Barcelona Neolítica



Otra pieza de la Barcelona prehistórica surge detrás de la Boqueria
Sant Pau del Camp, Vila de Madrid, Reina Amàlia y la Boqueria. En cuatro puntos de Barcelona han emergido en los últimos tiempos restos neolíticos de distinto calibre, alargando hacia el pasado remoto la historia de Barcelona y tejiendo, gota a gota, la tesis de que la vida humana se instaló en Barcelona, o en el llamado pla de Barcelona,hace al menos alrededor de 6.000 años. Es decir, en plena fase de sedentarización de la especie.

Hace tres días apareció en las obras de ampliación del aparcamiento subterráneo de la plaza de la Gardunya, detrás de la Boqueria, un enterramiento neolítico de una edad de aproximadamente 6.000 años. "Ha sido una sorpresa", admitió Ferran Puig, jefe del servicio arqueológico municipal. En la zona existió el convento medieval de Jerusalén y han aparecido sus restos, así como restos romanos, pero nada destacable en comparación con el enterramiento neolítico.

Por la osamenta parece el cadáver de una mujer, aunque los paleoantropólogos no tienen aún un resultado definitivo sobre su sexo. El cuerpo fue enterrado en un pozo mortuorio con un brazalete de variscita, un mineral precioso, de tonos verdes, con toda seguridad procedente de las minas de Gavà - en distintos puntos de Europa han aparecido joyas talladas con piedra de esta zona-y con un collarcito de minúsculos aros de dos o tres milímetros de diámetro, de delicada factura, de esteatita; esta materia prima podría proceder del Pirineo, aunque la presentación del hallazgo, el miércoles, se hizo antes de extraer los restos - para poder proseguir las obras-pero antes también de muchos análisis. Los arqueólogos tratarán de extraer restos biológicos que permitan analizar el ADN del cuerpo. También luce un inmenso colmillo de jabalí, a la altura del pecho.

El cálculo de la antigüedad del hallazgo se basa en el tipo de enterramiento y en casos similares, como los de Sant Pau del Camp o Reina Amàlia, y viene a avalar la idea, sostenida por el director del Museu d´Historia de Barcelona (Muhba), Joan Roca, de que empieza a haber material - arqueológico e intelectual-"para plantear una exposición" sobre esta época prehistórica en Barcelona.

¿Fue Barcelona un epicentro neolítico? Posiblemente sus habitantes iban cambiando sus cabañas de lugar en función del agotamiento de los pastos y de la producción agrícola, ya que mantenían rebaños de distintas especies y cultivaban vegetales. Pero para ratificar esta tesis hay un pequeño inconveniente, y es que habría que levantar toda la ciudad y mirar entre sus cimientos, y aún así posiblemente no se podría verificar del todo, porque las sucesivas fases de urbanización con toda seguridad han ido destruyendo los poblados prehistóricos que pudiera haber.

Publicado en La Vanguardia 20.4.11

No hay comentarios:

Publicar un comentario